martes, marzo 11, 2008

"...Definitivamente, me decía, no hay duda de que en nuestra sociedad el sexo representa un segundo sistema de diferenciación, con completa independencia del dinero; y se comporta como un sistema de diferenciación tan implacable, al menos, como éste. Por otra parte, los efectos de ambos sistemas son estrictamente equivalentes. Igual que el liberalismo económico desenfrenado, y por motivos análogos, el liberalismo sexual produce fenómenos de empobrecimiento absoluto. Algunos hacen el amor todos los días; otros cinco o seis veces en su vida, o nunca. Algunos hacen el amor con docenas de mujeres; otros con ninguna. Es lo que se llama la "ley de mercado"..." MICHEL HOUELLEBECQ, Ampliación del campo de batalla.

4 comentarios:

ana dijo...

Lo bueno es que ya sabes la bolsa sube y baja.Hay que invertir y saber vender, en la terminología del texto que has puesto.
Se le quiere.

Nicho dijo...

Y sigue:

"En un sistema económico que prohibe el despido libre, cada cual consigue, más o menos, encontrar su hueco. En un sistema sexual que prohibe el adulterio, cada cual se las arregla, más o menos, para encontrar su compañero de cama. En un sistema económico perfectamente liberal, algunos acumulan considerables fortunas; otros se hunden en el paro y la miseria. En un sistema sexual perfectamente liberal, algunos tienen una vida erótica variada y excitante; otros se ven reducidos a la masturbación y a la soledad. El liberalismo económico es la ampliación del campo de batalla, su extensión a todas las edades de la vida y a todas las clases de la sociedad. A nivel económico, Raphaël Tisserand está en el campo de los vencedores; a nivel sexual, en el de los vencidos. Algunos ganan en ambos tableros; otros pierden en los dos.
Las empresas se pelean por algunos jóvenes diplomados; las mujeres se pelean por algunos jóvenes; los hombres se pelean por algunas jóvenes; hay mucha confusión, mucha agitación."

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

me hiciste pensar de pronto que en el gran mercado del sexo encuentrauno estanterias de las cuales uno toma conforme su vicio, su gusto, su costumbre, su anhleo y su poder de compra

Flores de su pena dijo...

Hola. Lo del empobrecimiento absoluto es totalmente cierto. De la carrera queda el cansancio...el empobrecimiento y hasta...el mercado.
Tener diversas opciones es importante, la cuestión es si son para todos...y, además, ser selectivos es imprescindible.